Tubos ópticos

Evidentemente, sin telescopio (tubo óptico), poco se podría realizar; a continuación presento mis tubos.

Vixen VISAC

Se trata de un telescópio catadrióptico con un diseño muy peculiar (Cassegrain Asférico de Sexto Orden), que lo hace ópticamente casi perfecto; libre de coma, astigmatismo, aberración esférica y, por supuesto, cromatismo. Algunos lo llaman el hermano pobre de los RC; su apertura es de 8 pulgadas (200mm), con una obstrucción central del 36% aproximadamente. Este tubo está pensado para trabajos fotográficos, permitiendo iluminar uniformemente films o CCDs con formato de 35mm, minimizando o directamente evitando el viñeteo y ofreciendo estrellas excepcionalmente puntuales.

Su distancia focal es de 1800mm, transformable en un f/6.4 mediante un reductor opcional. El que esté pensado para fotografía no lo descarta (como equivocadamente se suele pensar) para trabajo visual; es fantástico su comportamiento en observación de objetos de cielo profundo, las estrellas son puntitos de luz y no pelotas, en trabajos de separación de estrellas dobles ofrece un rendimiento más que digno; personalmente he podido separar sin muchos problemas componentes de 0.7 arcseg, ofreciendo mayores posibilidades, y aunque en planetaria, en teoría, el contraste se habría de resentir algo, su rendimiento es excelente. Por poner un pero… el que sea un tubo abierto, hace que se acumule suciedad en el espejo primario y como segundo pero, hay que decir que la observación de estrellas brillantes no es buena, digamos, es poco contrastada, aunque en mi opinión esto es un problema muy secundario.

El sistema de enfoque del VISAC es clásico, mediante cremallera; no existe movimiento del espejo primario, lo que hace la colimación muy duradera y evita el desplazamiento en fotografías de larga exposición. No obstante, Vixen habría de considerar mejoras en el enfoque; no estaría de más un buen sistema Crayford, aunque, de nuevo, el actual enfoque muestra un comportamiento noble y robusto.

En mi caso, inicialmente opté por motorizar dicho sistema mediante una unidad Motofocus JMI, con unos resultados francamente buenos; el sistema es preciso y muy suave.

Posteriormente decidí actualizar el sistema por uno robótico, con lo que ahora el enfoque lo realiza el propio ordenador, se trata del sistema de enfoque de Artemis, del que no tengo queja, salvo que para adaptarlo al Visac me lo he tenido que currar algo, jeje.

El tubo es ligero, con un peso de apenas 6kg, lo que permite su manejo en monturas de tamaño pequeño y transportables, como la Vixen GPD2 y también la GPD, aunque ya con más problemas.

Sky Watcher ED80

El SkyWatcher ED80 ha de ser uno de los tubos ópticos más vendidos en el mercado, se trata de un refractor cuasi apocromático, a un precio muy atractivo. Su distancia focal es de 600mm, con una apertura de 80mm y un peso de 2.5 kg; para observaciones visuales de cielo profundo está limitado por su poca apertura, no obstante la calidad de las imágenes que ofrece es muy alta, siendo muy divertido su uso.

El motivo por el cual adquirí este telescopio se fundamenta en los buenos resultados que ha estado dando en fotografía de medio/gran campo a tantos usuarios. Este es el uso que le he encomendé, aunque por desgracia la cámara que ahora poseo le viene muy grande (no ofrece un campo lo suficientemente corregido) y lo he relegado a un uso visual, donde su comportamiento es muy bueno.

El sistema de enfoque del ED80 está basado en el sistema Crayford, con un desplazamiento muy suave, pero adolece de un serio problema: no ofrece un freno (o mejor dicho, el freno no frena…), con lo que cuando se le acopla equipación óptica algo pesada (una cámara CCD), tiende a desplazarse, poco, pero lo suficiente como para destrozar ese punto óptimo de enfoque que tanto trabajo ha costado conseguir.

Tubos para guiado

Para poder realizar tomas de larga exposición realizo autoguiado, que remedio… bien, para esta tarea comencé con unos tubos de gama muy baja, pero para estos menesteres pensaba que eran sufienentes…
Inicialmente, para guiar el Vixen Visac usé el famoso lidscope, un refractor de la marca Bresser, muuuuuy acromático, con una distancia focal de 700mm y apertura de 70mm.
Tiene un peso de apenas 1kg, lo que permite combinarlo bastante bien con el Visac, pudiendo la montura mover ambos tubos sin demasiados problemas. El problema es el equilibrado en declinación, las flexiones del tubo y junto con el excesivo cromatismo del Bresser, lo que hace muy difícil obtener un buen FWHM y por tanto, un buen guiado. Además, su uso obliga a eliminar la cola de milano, con lo que se fuerza casi todo el peso del equipo óptico a un tornillo del Visac, pudiendo generar serios problemas de futuro, por lo que descarté esta solución.
Como segundo intento, utilicé un pequeño refractor acromático de la firma alemana Seben, que tiene una distancia focal de 350mm, con una apertura de 60mm y escasos 500 gramos de peso. Pese a su precio (unos 30 euros), me ha sorprendido gratamente la calidad de las imágenes que ofrece, con un cromatismo bastante corregido, eso si, dentro de la gama de telescopios que estamos hablando, ya que desde luego no es un apocromático, su problema es un enfocador que da pena.

El sistema de guiadoYa que la solución Visac/Skylux nunca me ha dado buenos resultados por flexiones y por la bajísima calidad óptica del Skylux, he adquirido como tubo guía un MiniBorg 60, se trata de un acromático en el que por mucho que me esfuerzo no veo cromatismo por ningún lado… por fin un buen sistema, con un sistema de enfoque correcto y una calidad óptica muy apreciable. Es el sistema que actualmente tengo en uso y que con sus escasos 350mm de focal puede guiar el Visac, con sus 1800mm.